Blog

Hola!!!

Este es el extracto de tu primera entrada.

Anuncios

Bienvenidxs todxs!!!

Después de darle mucha vueltas y empezar a tener una lista más que considerable sobre cosas de las que podría hablar, aquí estoy abriendo mi blog!! (este es el momento en el que me encantaría poner unas manitas de esas del whatsapp que aplauden, dándome la enhorabuena a mi misma por decidirme a hacerlo XD).

No sé muy bien como empezar esto de tener un blog, así que os explicaré un poco como pienso ordenarlo (que puede cambiar mil veces, cosa que será lo más probable conociéndome): de inicio ya hay una serie de temas acerca de los que me gustaría hablar o sobre los que ya tengo pensado algo concreto que decir, aunque dentro de esos temas habrán entradas de todo tipo.Puede que muchas de las entradas sean cortas, ya que hay veces que son pensamientos muy puntuales y limitados que, a lo mejor, no tienen mucho desarrollo (aunque estoy abierta a opiniones y distintos puntos de vista que puedan enriquecer esa idea).

Si os esmeráis (a veces soy un poco brusca hablando, aunque me gusta más llamarlo “ser clara”) en investigar un poco, veréis que soy maestra y soy bastante pesada con el tema de la educación, ya que me toca mucho la patata. Tengo intención de formar personitas con una alta capacidad crítica, comprometidos con el mundo, conscientes de sí mismxs…

Hablaré de cosas de la vida cotidiana, os contaré mis experiencias, trucos, vivencias… todo aquello que se me pase por la cabeza y que estéis dispuestxs a compartir conmigo =)

Así que doy por inaugurado este espacio!!!

P.D.: ya os iréis acostumbrando a mi uso indiscriminado de paréntesis.

 

Hazte entender, mejor.

El autobús de la discordia.

Como el grado de indignación que tengo ahora mismo dentro del cuerpo es bastante alto, he decidido que es el momento de escribir sobre esto y reventar.

Os voy a abrir mucho de mí en esta entrada pero necesitaba hacerlo…

Empezaré por el principio (muy lista eres, sí!): el lunes me pasaron la foto del autobús de HazteOír que estaba circulando por las calles de Madrid… al principio (no os lo voy a negar), no entendí bien el mensaje, porque sencillamente me parece una nimiedad, y paso a explicarme: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva”. Hasta aquí todo ok (no me malinterpretéis por favor). Pero lo que le seguía era aún peor: “Que no te engañen”. ¿Qué no te engañe quien exactamente?, y ¿a quién no hay que engañar?

En su parte final (más pequeña, por supuesto para que el mensaje no sea tan llamativo), rezaba (y nunca mejor dicho): “Si naces hombre, eres hombre. Si naces mujer, seguirás siéndolo”. Y para mí este mensaje tiene varias lecturas:

  1. El hombre primero, por supuesto, no vayamos a darle a la mujer un poquito de importancia
  2. Si naces mujer, jódete que te putearan toda la vida por el simple hecho de serlo. Y si se te ocurre defender tus derechos corres el riesgo de ser llamada “feminazi” (este es el momento en el que muchas personas me lo llamarían a mí… pues adelante! no os voy a decir por donde me lo paso)
  3. Precioso el dibujito de la niña con falda y el niño sin ella; la niña con coletas y el niño con el pelo corto: un aplauso por esta educación tan maravillosa llena de estereotipos, un aplauso!

Según he podido informarme, el autobús es una publicidad para promocionar un libro GRATUITO (recalco gratuito porque saben que ni quisqui lo compraría y lo quieren difundir igualmente) en el que hablan de como las leyes educativas de 10 comunidades autónomas adoctrinan sexualmente a nuestrxs pequeñxs (supuestamente). Y yo, como maestra comprometida e indignada de la vida con este tema, he decidido pedir este ejemplar gratuito para informarme con conciencia de lo que con él pretender “reivindicar” y poder hablar en consecuencia. Ya os contaré como ha ido la experiencia (aunque no la auguro muy buena, la verdad).

No había querido darle mucha más importancia al tema para no ofrecerles demasiada publicidad gratuita pero es que oye, han salido hablando en el programa “Espejo público” y me he crispado la vida entera!!.

Ha sido invitada la portavoz de la organización para hablar de ello y de verdad os juro que… (voy a respirar hondo para que no salgan sapo y culebras por mi boca). Esta mujer  dice que esa frase (“Los niños tienen pene. Las niñas tienen vagina”) esta recogida en un libro de la E.S.O… a ver que me entere bien, me parece muy ok que esto este en un libro de texto, pero para eso estamos las personas que nos dedicamos a la educación y poder dar a conocer todas las realidades que existen, porque es algo a lo que se van a tener que enfrentar en la calle.

La escuela actúa como compensadora de necesidades, es la institución que pretende desarrollar las capacidades de lxs niñxs y prepararles para la vida real, y que existen niñas que tienen pene y niños que tienen vulva es una realidad y no creo que haya que esconderlo desde la escuela.

El problema real de esta gente es que consideran que se están burlando los derechos de educar libremente a lxs niñxs que tienen los padres y las madres sobre ellxs, porque según se recoge en ese maravilloso libro que han publica, hay diez comunidades autónomas que recogen dentro de sus leyes educativas, apartados de adoctrinamiento sexual; cuando en realidad lo que se esta haciendo es dando visibilidad y voz a colectivos que se han visto visibilizados durante siglos porque no son considerados “normales”. Colectivos que según la OMS son tachados de personas con una alteración (esa misma organización que hace no mucho tiempo tildaba la homosexualidad como una enfermedad que era capaz de curarse).

Yo, que intento sacarle la rosca a todo, puedo llegar a entender que la transexualidad es una alteración, y dejarme que me explique por favor: aunque creo que esa no es la palabra correcta, es una “alteración” en el sentido de que el sexo biológico con el que nace una persona no se corresponde con el sexo mental y por lo tanto es algo a lo que hay que buscarle una solución. Son personas que no se sienten identificadas con el rol o sexo biológico que se les ha asignado al nacer y que están en todo su derecho de cambiar.

Y para colmo, están recaudando dinero para luchar contra la campaña que se les esta haciendo “en contra”… Hablan de que se esta vulnerando su libertad de expresión… dejad que me ría a gusto! JA JA JA

Lo único que me consuela de este tema es la respuesta que ha habido en la sociedad a favor de la retirada del autobús y de como atenta a los colectivos que defienden la diversidad de género.

 

Enfermos vosotros!

Con la Iglesia hemos topado!

Tenía pensado escribir sobre otra cosa, pero me lo voy a tener que reservar para un poco más adelante porque tengo varias cosas en la recamara que he visto o me han contado estos últimos días que me han sacado gravemente de mis casillas.

Quienes leéis con un poco de constancia mi blog, habreís deducido varias cosas: estoy absolutamente a favor de todos los tipos de colectivos LGTBIQ y me repugna la Iglesia. Y me refiero a la Iglesia como institución (más como mafia, que es lo que me parece) y la religión católica como creencia.

Hace mucho tiempo que me considero atea, me parece que todas las religiones o creencias por la época en la que fueron “creadas” tienen un alto componente machista que hoy en día se debería erradicar, así como la poca flexibilidad en cuanto a orientaciones sexuales. Y aquí es donde entro en el tema de hoy.

Esta tarde he leído este artículo:

http://www.dosmanzanas.com/2017/02/un-alumno-gay-de-1o-de-bachillerato-planta-cara-al-profesor-de-religion-que-aseguro-en-clase-que-la-homosexualidad-es-una-enfermedad.html

Os pido desde aquí, gente solidaria y desinteresada, que alguien por favor me explique con un ápice de cordura y una argumentación válida como en pleno siglo XXI puede seguir existiendo gente así. Pero en el fondo, ¿sabéis qué? Este tipo de cosas han dejado de sorprenderme porque, como dice el refrán: ‘con la Iglesia hemos topado’.

Me parece que es una institución que está podrida, que se ha quedado anclada siglos atrás, cuando la mujer se dedicaba a procrear y cuidar de su casa. Desde que me declaro abiertamente no creyente (ojo, que yo he hecho la comunión y todo) he tenido que oír un sinfín de barbaridades.

Y es que perdonadme pero… PARA ENFERMOS VOSOTROS! Una religión que limita nuestra forma de amar, que nos ata con vínculos como el matrimonio, que nos hace creer que todo lo que sucede a nuestro alrededor tiene la influencia de Dios, que (a pesar de múltiples demostraciones científicas) nos quiere hacer creer que nacimos de la nada, que relega a las mujeres a “nacer de la costilla del hombre”, que permite que sacerdotes, obispos, curas, etc.; abusen de niñxs y adolescentes… Y aquí podría hacer una larga lista de todas esas cosas que me indignan de una religión que, para mí, no es válida. Aquí os hablo de la religión católica, pero lo extiendo a todas aquellas que vulneren cualquier tipo de derecho del ser humano.

Y os diré una cosa, esto pasa en un centro  de educación pública de un país con un sistema educativo supuestamente laico, lo cual me indigna aún más.

El otro día, en clase para la preparación de las oposiciones me dijeron algo que creo nos deberíamos tatuar todas las personas que nos vamos a dedicar a la enseñanza, de cualquier tipo, cuando acabamos la carrera: para enseñar, hay que dejar nuestros prejuicios en casa. Así que vamos a dejar de fijarnos en lo “malo” del resto y a enseñar habilidades y destrezas que nos ayuden a ser mejores personas.

 

Brindemos!

Por nosotras!

Hoy os vengo a hablar de algo que me esta cambiando realmente la vida: la copa menstrual. Este es el punto en el que todas las personas a las que este tema se la traiga al fresco, deberían cerrar la página y dedicarse a otra cosa ;).

Antes de nada os tengo que confesar que ha sido todo un descubrimiento y un acierto aventurarme a utilizarla.

Os voy a contar un poquito mi trayectoria como mujer menstruante: mi menarquía fue a los 13 años y vino en forma de regalo de Reyes unos días atrasado. Desde entonces, como buena adolescente a la que se le están regulando las hormonas, he tenido menstruaciones muy irregulares. Al principio mis ciclos estaban muy descompensados pero apenas me enteraba de ella (a parte de por el aparatoso cambio de compresa). Con el paso de los años, se me reguló un poco más y con ello vinieron las anemias (ya que sangraba muchísimo los primeros días) y los dolores insoportables en la zona de los riñones. Pasado el tiempo, la anemia fue desapareciendo pero cada vez me dolían más los periodos y tenía un síndrome premenstrual horroroso.

Siempre he usado compresa y algún tampón para ocasiones contadas y especiales, ya que nunca he sido muy amiga de ellos por diversas razones. Hace relativamente poco tiempo empecé a oír hablar de la copa menstrual, de la que solo leía cosas buenas.

Yo me veía incapaz de usarla, ya que solía costar mucho ponerme un tampón y no me sentía preparada para introducirme eso con seguridad en la vagina.

Resultado de imagen de copa menstrual

No me terminaba de convencer, así que me olvidé un poco del tema. Aunque siempre he sido bastante ecologista y un poco comprometida con el medio, tengo que deciros que últimamente me he vuelto mucho más.

El uso de la copa menstrual durante el periodo ayuda a reducir de forma muy considerable los residuos que, como mujeres, no tenemos más remedio que “generar”. Si teneís unas reglas muy abundantes y duraderas como las tenía yo, os veréis obligadas a consumir un paquete de de compresas al mes mínimo, lo que supone además un gasto del cual no somos realmente conscientes ya que es un “consumo necesario”.

Además de eso, vamos a sumarle que las compresas y tampones están hechas con sustancias que provocan daños en el cuerpo de las mujeres como la irritación y SST. Os voy a hablar de mi propia experiencia y de lo que he podido sacar en claro en mi corto uso de la copa menstrual:

  • Mis reglas se han vuelto considerablemente más cortas
  • El sangrado ha disminuido considerablemente (además de que realmente no sangramos tanto como parece cuando usas una compresa o un tampón)
  • Los días dolorosos (que tampoco son ni la mitad de intensos que antes), se han reducido a uno
  • La irritación ha desaparecido prácticamente por completo
  • Aunque el desembolso inicial es alto, a la larga se ahorra
  • Puedo hacer cualquier tipo de actividad sin preocuparme por tener que cambiarme ni sentir molestias porque me roza la compresa o preocuparme por si se me ve el cordoncillo del tampón
  • Conoces mucho mejor tu cuerpo, como funciona… y empiezas a respetarlo un poquito más, dejando de tratar la sangre que sale de tu cuerpo como algo asqueroso y sucio

Os he querido hablar abiertamente de mi menstruación porque estoy un poco harta de esconder según qué cosas. No entiendo porque algo tan natural como es ovular y ser simplemente mujer, tiene que esconderse tanto y ser, hoy en día aún, un tema tabú (como muchas otras cosas).

Así que desde aquí, mujeres que me estéis leyendo, os animo a probarla y que, si queréis, me pidáis consejos y me contéis cómo os va.

2×1

Pasen y vean, estamos en oferta!!

Muchos días de silencio, lo sé. Pero es por una buena causa ^^

Hoy os traigo algo que me condena enooooormemente la vida, no puedo remediarlo! Y para introducir el tema os haré la siguiente pregunta: si tenéis mellizxs/gemelxs, ¿les vestiríais iguales?

Mi respuesta es rotunda: NO!

Es un pensamiento que he tenido de siempre y que cada vez más, como educadora y persona comprometida con el mejor desarrollo posible de esas criaturillas tan preciosas, me niego a hacerlo y es que no le encuentro la lógica por ningún lado.

Y aunque os hablo de gemelxs o mellizxs, también es aplicable a hermanxs que tienen distinta edad, porque también lo he visto y me crispa la vida igualmente.

Os daré varias razones por las que no veo factible el asunto:

  • No me digáis que se ahorra porque es mentira. Al final terminas comprando la misma ropa que si solo tuvieras unx niñx pero multiplicado por dos
  • Si compras modelitos como si tuvieras unx, puedes irles cambiando la ropa y parece que tienen más 😉
  • Como educadora pienso que ponerles los mismos conjuntos el mismo día (y me refiero también a ir iguales de pies a cabeza, que tengo unos gemelos en el trabajo y yo creo que deben llevar igual hasta los calzoncillos… que si ya es difícil diferenciarlos imaginaros cuando visten exaaaactamente iguales), no les ayuda en nada a identificarse como personas únicas con una identidad propia. No creo que así se les favorezca a crear su propia personalidad, a desarrollar sus gustos, etc.
    Y aunque os digo ropa, también podemos incluir mochilas, meriendas…

 En este sentido tengo que hablaros también de la dependencia que crean lxs progenitores entre este tipo de hermanxs. Como maestra soy partidaria de separarles cuando son escolarizadxs, ya que bastante tiempo pasan fuera del colegio juntxs como para que encima en ese espacio también tengan que estar en la misma clase. Tienen que tener sus propios amigxs, crear lazos independientes, aprender cosas distintas y después compartirlo todo y aprender el doble! Además hay que tener cuidado con exigir las mismas cosas al mismo tiempo, me explico: aunque se hayan concebido a la misma vez y hayan nacido en el mismo momento, no implica que sus ritmos sean iguales… de hecho no! Como personas independientes, tienen ritmos de desarrollo distintos y por lo tanto no se les puede exigir al mismo nivel porque (menos mal!!) eso no va a ser así!.

Y aquí entro en otro tema: el de las comparaciones (que bien se sabe, son odiosas!!), en el que extiendo a lxs hermanxs en general: como padres/madres no les hacéis ningún bien a vuestrxs hijxs comparándoles, y por ende poniéndoles etiquetas. Como ya he dicho cada persona tiene sus ritmos, sus momentos, sus gustos, sus necesidades… por tanto, no podemos comparar a A de 7 años que hablaba perfectamente a los 3, con B de 4 que aún tiene dificultades para organizar las frases.

Pero bueno, creo que no voy a meterme en mucha más polémica porque al final me lío y lo mismo me lincháis XD. Pero una cosa os voy a decir, cada unx es libre de vestir a sus hijxs como quiera que yo voy a seguir intentado educarles de la mejor manera ^^.

Feminismo ’17

Sobreviviendo a esta sociedad hetero-patriarcal

Esto es lo que tiene que la inspiración venga sola, que hay veces que me tiro semanas sin escribir y otras que escribo un día sí, otro también XD

Desde hace unos días estoy retomando conversación con una chica que conocí hace más de dos años con la que intercambio artículos, pensamientos, vivencias, etc., relacionadas con el feminismo. Y esto me esta trayendo más de una buena reflexión.

El otro día, viendo la Gala de los Goya (tengo que decir que cada vez veo menos tele, pero no echaban nada mejor un sábado por la noche… triste, lo sé) hubo varias reivindicaciones feministas, pero es verdad que se trata de un sector muy machista.

Ana Belén, cuando subió a recoger el Goya de Honor, dio uno de los discursos a favor del feminismo de la noche (olvidemos las reivindicaciones a favor de las mujeres de Dani Rovira, que están cogidas un poco con pinzas), diciendo que las mujeres tenían que tener más protagonismo en su industria y que posiblemente si no hiciera falta interpretar a ciertas mujeres, no estarían ni las que están (hecho real y totalmente penoso). Pero después salió Leticia Dolera, directora y feminista, que se encontró con unos pocos dilemas frente a la Gala. Aquí os dejo su reflexión, muy buena:

http://www.pikaramagazine.com/2017/02/contradicciones-de-una-feminista-en-la-alfombra-roja/

Me pasa que últimamente ya no puedo ni ver una película tranquila, ni leer libros, ni engancharme a una serie sin sacarle las taras, porque amigas, es lo que tiene ponerse las gafas moradas que una vez te las pones con ganas no puedes vivir “tranquila”. Porque sí, porque en esta sociedad en la que vivimos, por mucho que nos parezca que hemos avanzado, seguimos tratando a las mujeres: como objetos, las seguimos sometiendo, les marcamos unos cánones de belleza, les proyectamos el futuro, condicionamos su vida sexual, las utilizamos, las humillamos…

El martes pasado fue la última vez que vi el programa “El Hormiguero” y os explicaré por qué: es día iba como invitada la maravillosa Mónica Carrillo y nada más empezar Pablo Motos empezó a soltar perlas como esta:

– ¿Sabes que eres un mito erótico?
– Hay gente que solo ve las noticias porque sales tú

Cuando la entrevista continuaba, ella se puso a contar una anécdota en la que un hombre se le había acercado en la playa mientras jugaba con su sobrino en el agua para pedirle que le firmara su libro que lo estaban leyendo su mujer y él allí, a lo que no se demoró mucho la pregunta estrella de la noche:

– ¿Llevas bañador o bikini? ¿De qué color? ¿Blanco? ¿Negro? ¿Amarillo?

Mónica solo trataba de seguir contando la historia mientras que Pablo insistía e insistía. Pero no contento con esto, se pusieron a leer microcuentos del nuevo libro de Mónica, los cuales habían sido elegidos todos por Pablo… os podéis imaginar de que trataban todos viendo la dinámica que estaba siguiendo el programa.

Me pareció denigrante, de verdad, me sentí avergonzada, sucia, me produjo una sensación entre asco y pena, por lo que decidí que ese sería el último día que vería el programa, ya que se junta el espectáculo que montó con las sucesivas sobradas que se marcan todos los días Juan y Damián, etc, etc, etc.

Dicho todo esto… es muy difícil y a veces hasta duele (porque sí, duele! duele romper todo eso que te han ido marcando, duele sacártelo de dentro, duele darte cuenta de según qué cosas) ser feminista en los tiempos que corren y solo puedo dar gracias a aquellas que nos han ido abriendo el camino y que han conseguido que hoy en día esto sea un poquito más fácil.

“Quiero ser lo que seré, ese es mi plan… libre aunque eso joda”

Lo mismo no escribo en muchísimos días que cojo carrerilla XD

Así que aquí me encuentro en mi reflexión de lunes, contando lo que me ha pasado hoy… Llevo unas semanas planteándome muchas cosas, necesito soltar todo lo que llevo dentro, expresarlo y reafirmarme en ello y este es uno de los canales que he encontrado para hacerlo. Además, cada vez me suelto más con las cosas que comparto en Fb y las fotos que cuelgo en Instagram (con sus respectivos mensajes).

Ayer, sin ir más lejos, subí una foto de un tatuaje que me hice la semana pasada:

"Quiero ser lo que seré, ese es mi plan… Libre aunque eso joda" Esta foto iba a quedar acompañada solo de esto pero me veo en la necesidad de contar todo lo que he visto en ella… Hace poco más de una semana me tatué esto, un tatuaje que tiene muchísimo más significado de lo que aparenta, es mucho más profundo de lo que podéis pensar, muy representativo y necesario para mí. Es uno de los que más carga tienen y sin duda el que más cosas representa… Podemos sentirnos libres de muchas maneras, pero yo quiero llevarla dentro, muy dentro. Quiero despojarme del mil cosas y crear otras mil! Aprender y volar por el resto de mi vida. Además es una foto que tiempo atrás no me habría atrevido a subir: se me ven las estrías (esas que tanto escondemos), se me ha quedado la marca de las bragas (sí, he dicho bragas y no ropa interior) y se me notan esas curvas que tan poco me gustan a veces… Pero me parece preciosa, soy yo por todos lados y aunque tiene su filtro, he querido dejar todo lo demás ^^ #libre #free #golondrinas #tatuaje #skin #ink #live #life #love #roadramos #musica

Una publicación compartida por Nieves (@nieves1192) el

Y esta mañana me he encontrado con que una chica, a la cual hace años que no veo y unos cuantos más que no cruzo más de cuatro palabras con ella, me ha escrito y  me ha llamado valiente; me ha dicho que me he convertido en una mujer digna de admirar y maravillosa, que soy única y una de esas mujeres de las que se siente orgullosa. Y yo me he quedado sin palabras y me ha dado por pensar: ¿realmente estoy provocando eso? ¿de verdad se tiene esa imagen de mí? porque para nada me siento valiente ni una mujer digna de admirar…

Para rematar, cuando he ido al gimnasio me he encontrado con otra conocida que me ha dicho que el otro día leyó el blog y que le pareció genial lo que había escrito… De verdad, ha sido demasiado para el día de hoy, os lo prometo XD.

Me ha dado mucho que pensar el día, en serio os lo digo, llevo todo el día con el runrún. Yo escribo las cosas, comparto publicaciones, subo fotos y las acompaño de textos que siento dentro; lo hago para liberar un poquito de mí, para sacar parte de todo lo que se va construyendo en mi interior… No lo hago por nada ni por nadie, pero si realmente sirve para algo más que para construirme a mí misma, me doy por satisfecha =)

Carta abierta…

A las que me han querido, me quieren y me querrán.

Hoy os vengo a abrir mi corazón, en canal, sin censuras. Todo lo que a continuación leáis está escrito desde lo más profundo de mí… Si a alguien no le interesa, este es el momento en el que deberías cerrar esta pestañas y hacer otra cosa ^^.

Confieso que llevo semanas intentando escribir esta entrada, porque necesitaba soltar todo lo que llevo dentro, pero ayer fue el día… el día en el que exploté y dejé salir en cascada todo lo que tenía dentro y os aseguro que fue sanador.

Puede que todo lo que escriba aquí hoy no tenga ningún orden (que será lo más probable), ni ningún sentido muchas veces, pero es complicado y cuesta encontrar las palabras justas para describir todo lo que nos pasa por dentro.

Siempre me he considerado una persona tímida, muy reservada para mí misma, que intenta pasar lo máximo posible desapercibida… Eso me ha traído siempre problemas durante mi vida (ahora que lo veo con perspectiva y madurez) y un encerramiento que no me ha venido nada bien. Siempre he medido cada palabra dicha, he controlado mis actuaciones, he meditado mil y una veces mis decisiones… Hasta que llegó un día que dejé de hacerlo. Ese cambio en realidad no fue extremadamente difícil, de hecho me encontré super bien con él ya que empecé a ser un poquito más yo misma.

Cambiaron muchas cosas en mí, tanto por dentro como por fuera… Los cambios por fuera implicaban más cambios por dentro que tenía que ir ajustando poco a poco. Me tomé las cosas con calma, sin prisas, sin presiones sobre mí. Y las cosas fueron bastante bien: conseguí mucha cosas, me desarrollé como persona…

Pero llega un momento en la vida en que todo ese equilibrio, ese confort y esa estabilidad pierden los cimientos, ese momento en el que de repente, todo lo que no has construido siendo más pequeña se te viene encima y… te hunde! Y eso es lo que me ha pasado.

Esto es una carta abierta… abierta a todas esas personas que me han querido, que me quieren y me querrán. A todas esas personas que de una manera o de otra forman parte de mi vida y a las que siento que les debo alguna que otra explicación, motivo por el cual he decidido escribir hoy.

Como ya os he dicho ayer fue un día intenso, soy mucho de guardarme las cosas (cada vez más, cosa que sé no me beneficia en nada pero lo sigo haciendo… I’m sorry!)  y necesito darme una tregua, no machacarme.

Creo que todo empezó hace ya casi dos años: yo estaba en mi último año de carrera (una carrera a la que me costó acceder y en la que tenía muchas expectativas, tema para otra entrada XD), me enfrentaba a tres meses de prácticas, el tfg… En lo personal las cosas me iban bien: en lo que respectaba a mis amistades había conseguido librarme hace meses de una relación bastante tóxica (con sus muchísimas cosas buenas, claro que sí!), tenía unas amigas maravillosas que me habían ayudado mucho, que me querían, amigas de siempre y nuevas amistades que iban creciendo más y más…

Mi vida profesional era algo que llevaba bien: estaba sacando la carrera genial y había conseguido un trabajillo con niñxs que me daba la vida. Pero los cimientos empezaron a tambalearse: por aquel entonces tenía mucha fuerza interior y una personalidad muy marcada y eso hizo que no llevará las cosas tan mal (o eso creía yo). Entré en un cúmulo de acontecimientos que bloqueaba al máximo ya que estaba muy centrada en mí misma: mis padres se separaban después de 23 años, empezaba a sentirme atraída por mi amiga… os parecerán cambios que bueno, no son para tanto, a mucha gente hoy en día les pasan y es verdad que no me lo tomé mal realmente, pero mi zona de confort había saltado por los aires y tenía que reajustar cosas, ver hasta dónde quería llegar y qué hacer con todo lo que pasaba a mi alrededor.

No fue fácil, no os voy a engañar, pero mi vida seguía a pesar de todo esto de la mejor manera posible y realmente estaba feliz. Me dí un tiempo de “desconexión” pero cuando volví a la realidad… a la mierda! Aquí es donde considero que empezó todo, en el mes de octubre, cuando mi nueva rutina empezó a consumirme.

No voy a extenderme mucho más porque me estoy dando cuenta de que esto puede ser eterno así que os lo resumiré sin dar muchas explicaciones: me vi con mi carrera terminada, frustrada por mi futuro, trabajando de monitora de actividades extraescolares una hora al día, sin nada más que hacer, cuidando a unas niñas tres noches en semana, con mi primera relación, con una chica, mi amiga, que de repente me propuso una relación poliamorosa, yo insegura hasta la médula de nacimiento, el entorno en mi casa empeorando, la relación con mi familia en picado, las horas y las paredes que se me echaban encima, las ganas que desaparecían… todo eso mezclado con millones de maneras de pensar nuevas que me estaba planteando y que me rompían por dentro, destruyendo todos los esquemas que tenía adquiridos…

Con todo esto vengo a decir que no está siendo una racha nada fácil, que a mis 24 años me encuentro construyéndome como persona, como mujer, como profesional, etc. que ahora lo que necesito es comprensión, aceptación y mucho hablar. Y qué aunque parezca que haya perdido mi esencia, sigue ahí, escondida entre un montón de escombros que me estoy esforzando en destruir del todo y poder así volver a construir algo mucho más fuerte y grande.

Aunque también os tengo que decir algo, creo que jamás dejamos de aprender, que todo lo que nos pasa en la vida nos aporta algo de alguna manera y que todos los cambios son necesarios y en gran parte buenos. Y quiero que la gente que me rodea entienda eso y que no dejo de ser yo por pensar ahora de una manera diferente.

Que cambiar no siempre es algo malo, que es un aprendizaje increíble y que tenemos que estar dispuestas a ello porque si no nos come.

P.D.: Cuando me abrí el blog, lo hice con intención de dejar salir todo eso que tengo dentro, todas esas ideas, pensamientos, comportamientos y vivencias que me están cambiando.